Trayectoria

Fabresa nace en 1960, en Lucena del Cid (Castellón), con la intención de aportar soluciones cerámicas en formato pequeño. Hace unos años, la empresa decide tomar un nuevo rumbo aplicando estrategias de expansión internacional y un sistema de evolución de la cartera de producto en el que confluyen las tendencias estéticas actuales y las necesidades reales del mercado. Sistema en el que el cliente se convierte en el principal activo.

Todo ello, unido al proceso de testado que realiza el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC, único centro homologado a nivel nacional para este tipo de ensayos), confiere en la actualidad al producto de Fabresa capacidad suficiente para competir con los mejores productos cerámicos de todo el mundo.

Filosofía

El pilar de nuestra filosofía de empresa radica en la firme apuesta por la calidad del producto y el servicio al cliente.

En cuanto al producto, estudiamos las necesidades del mercado para adaptarnos a ellas y anticiparnos a los cambios del entorno.

Basamos nuestro servicio en la confianza y el conocimiento de nuestros clientes, a los que consideramos como «socios». Por ello, y enmarcados dentro de un proceso de mejora continua, valoramos su opinión como elemento clave de nuestra política interna para garantizar dicha calidad y ofrecer el sello de garantía de servicio «Garantía Fabresa».

Medioambiente

Estamos situados en el corazón de la comarca de L’Alcalatén (Castellón), entorno privilegiado rodeado de hermosos parajes naturales. Es por ello que desde Fabresa hemos adquirido un compromiso especial con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

Dentro de nuestra política de trabajo es de especial importancia la conservación del entorno. Por esta razón realizamos mejoras continuas en nuestro proceso productivo, minimizando así el impacto que éste pueda tener sobre el medio ambiente. Algo a lo que contribuyen nuestros procesos de bicocción, que no sólo aseguran el respeto por el medio, sino también una alta calidad en el producto.